Damiana Kryygi 20

Historia

Corre el año 1896. En la densa selva paraguaya una niña de 3 años sobrevive a una masacre perpetrada por colonos blancos sobre una familia de la etnia Aché. La niña es bautizada con el nombre de Damiana por sus captores. Antropólogos del Museo de Ciencias Naturales de La Plata en Argentina la convierten en objeto de interés científico en el marco de sus estudios raciales. En 1907, a la edad de 14 años es internada en una institución mental la fotografían desnuda dos meses antes de que muera de tuberculosis. Aún muerta los estudios sobre su cuerpo continúan en La Plata y en Berlín.

Cien años más tarde, un joven antropólogo identifica parte de sus restos en un depósito del Museo. Su cabeza es encontrada poco después en el Hospital Charité de Berlín.

A partir de las fotografías existentes y los registros antropológicos en Argentina y Alemania la película busca restituir su historia a Damiana y acompaña a los Aché desde que toman la decisión de reclamar la repatriación de sus restos, hasta que por fin les dan sepultura en la tierra de sus ancestros.

LOS ACHÉ

Los Aché del Paraguay oriental son un pueblo de cazadores-recolectores que pertenece a la familia tupi-guaraní, son antiguos nómades de las selvas subtropicales y las últimas bandas libres fueron sedentarizadas forzosamente en la década de 1970, a partir de ese momento no poseyeron más bosques para vivir en autarquía económica y seguir con sus formas de subsistencia ancestrales.

De ocupar entre 20 a 30.000 km cuadrados los Aché del norte fueron obligados a vivir encerrados en un área de 3.000 hectáreas.

Después de la fijación forzosa en asentamientos bajo tutela misionera, se realizó una nueva compartimentación en colonias permanentes e independientes, éstas son:

Cerro Moroti (Dpto. Caaguazú), Chupa Pou (Dpto. Canindeyú), Puerto Barra (Dpto. Alto Paraná), Ypetimi (Dpto. Caazapá), Arroyo Bandera (Dpto. Canindeyú),Kuêtuwy (Dpto. Canindeyú), Kuêtuwyve (Dpto. Canindeyú)

La población aché, en crecimiento permanente, supera actualmente las dos mil personas.

Nucleados en la Federacion Nativa Aché del Paraguay (FENAP) desde 2008, siguen reclamando al Estado paraguayo la restitución de lo que queda de sus territorios ancestrales. En este marco, la restitución de los restos mortales de Damiana Kryygi y su entierro en tierras que reclaman como propias significa un paso fundamental en la lucha que vienen dando por la recuperación de sus territorios.